puntaumbria.forosactivos.net

Se cambió en algún pleno posterior el IBI?

Sáb Sep 01, 2012 3:03 pm por ILUSA

¿Sabéis si se cambió en algún pleno posterior ésto?
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

En el artículo se dice que la "contribución" bajará del 0.85 al 0.56 pero creo que no está siendo así. Viene al 0.85 más el porcentaje aprobado por el gobierno central.

Construcción de nuevas plazas hoteleras en el camping La Bota

Jue Jun 24, 2010 6:25 am por William Martin


Extraido del último pleno


Del PGOU de la localidad costera se extrae “la apuesta por el turismo”, según el alcalde. En un primer paso, hay reservado 50.000 metros cuadrados de techo para instalaciones hoteleras de lujo y gran lujo. Estos nuevos hoteles estarían situados en la zona de la Peguera (actual SAPU-5) y en la parcela que actualmente ocupa el Camping La Bota, cuya propiedad es …


Palabras claves

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Estadísticas

Nuestros miembros han publicado un total de 5335 mensajes en 628 argumentos.

Tenemos 361 miembros registrados.

El último usuario registrado es pphierro


    La Guerra del Coltan

    Comparte
    avatar
    Magdala

    Cantidad de envíos : 133
    Puntos : 18030
    Reputación : 7
    Fecha de inscripción : 22/02/2009

    La Guerra del Coltan

    Mensaje  Magdala el Jue Mar 05, 2009 2:59 pm

    Coltán.
    Este nombre lo escuché por primera vez un domingo por la noche. Haciendo zapping me quedé atrapada en Cuarto Milenio, el programa sobre fenómenos extraños de Cuatro, en el que Iker Jiménez hablaba (abajo tenéis los vídeos) de un mineral misterioso cuya explotación es tan importante como vergonzante para la humanidad.

    Un hombre, Alberto Vázquez-Figueroa (Santa Cruz de Tenerife, 1936) de presencia seria y profunda, habla de su última novela: “Coltán”. Este creador de best sellers, que fue periodista y corresponsal de guerra, es autor de éxitos como Tuareg, Ébano o Anaconda.
    Es el llamado oro azul. La columbita-tantalita o coltán, es un mineral del que se extrae el metal tantalio (y columbitas o niobio), que se conoce desde el siglo XIX, pero no fue hasta los años 80 cuando se descubrieron sus enormes posibilidades como conductor (con gran resistencia al calor) y prácticamente inoxidable (de ahí su nombre, de Tántalo, que no podía acceder al agua), que han permitido reducir las dimensiones de los aparatos electrónicos: radios, mp3, teléfonos móviles, ordenadores, gps, vehículos, satélites,… (incluso implantes médicos y armas sofisticadas), absolutamente todo tipo de dispositivos que utilizamos a diario y que mueven el mundo hoy en día.

    Así que este metal (Tantalio), desconocido para la inmensa mayoría de los ciudadanos, es un recurso estratégico mundial, tanto para gobiernos como para multinacionalesde todo tipo, incluso más importante que el petroleo, puesto que es imprescindible para la fabricación de componentes electrónicos.


    Este mineral (Coltán), es escaso, y las reservas se encuentran repartidas entre Australia (10%), Brasil (5%), Tailandia (5%) y en la República Democrática del Congo (80%). Es en este último país donde se realiza una sangrante extracción del mineral, con guerras que han causado 4 millones de muertes desde 1994. Conflictos que han pasado prácticamente inadvertidos para la mayoría de los ciudadanos del mundo, salvo para los que hayan visto el drama social entre hutus y tutsis descrito en la alabada Hotel Rwanda, pero que han desgarrado, y siguen haciéndolo, a un país entero.


    En la extracción del coltán se utiliza a niños en condiciones semiesclavitud (ver vídeo abajo), para cabar fosos en la tierra de los yacimientos en busca de pequeños trozos de coltán, sin ningún tipo de medidas de seguridad, por lo que en cada derrumbe quedan enterrados sin que nadie pregunte por ellos.
    Cada kilo de Coltán cuesta la vida de 2 o 3 niños.
    Pero además de la muerte de niños directamente relacionada con la extracción, está la situación del Congo, con Ruanda y Uganda como triángulo del conflicto.

    Este es un recurrente combate por el preciado metal, que está lejos de resolverse pese a reiterados intentos, llevándose por delante vidas sin valor para la comunidad internacional, que poco ha hecho para garantizar seguridad y democracia en este polvorín (recordemos por ejemplo el dineral destinado a invadir Irak), y que parece más preocupada por que estas luchas no terminen con los 700 gorilas que habitan el parque nacional de Viruga, donde desarrolló sus trabajos la famosa zoóloga estadounidense Dian Fossey, interpretada en la gran pantalla por Sigourney Weaver en Gorilas en la niebla.

    Parece que mientras el vital metal siga llegando a las cadenas de montaje, no habrá intervenciones que garanticen una vida digna a millones de personas.

    ¿Y qué tenemos que decir los consumidores de todos estos aparatos llenos de sangre? Pues mucho han debido de pensar las mentes poderosas que manejan los hilos.

    Como toda ciudadana con un mínimo de inquietudes, me he hecho la siguiente pregunta:
    ¿Por qué no me he enterado hasta ahora de esto?

    Los medios de comunicación han sucumbido a las presiones de las grandes multinacionales, sus principales anunciantes, que en general y en la práctica, son sus clientes prioritarios y no sus lectores, oyentes o televidentes. Así que un tema tan importante, “estratégico”, ha sido eliminado de la agenda informativa durante años, salvo honrosas excepciones.

    Incluso ahora que este libro destapa para el gran público esta realidad, se sigue sin dar cabida a la miseria a la que contribuimos como atrevidos ignorantes.

    Somos víctimas privilegiadas, -las verdaderas víctimas son los muertos y los que sufren los conflictos y la explotación-, de una dictadura silenciosa, la de los intereses del desarrollo a toda costa (que ahora explotan en los mercados financieros), de las multinacionales sin escrúpulos, de los medios sin ética periodística, de los gobiernos sometidos al imperio de las corporaciones.

    Somos cómplices mudos de los crímenes que se están cometiendo. No por usar aparatos con un metal concreto, sino por no exigir para personas lejanas lo mismo que exigimos para nosotros.

    Y podemos ser culpables, si una vez enterados, miramos a otro lado.

    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

      Fecha y hora actual: Miér Dic 12, 2018 12:17 pm